LA ESPERA

Cuando las circunstancias son adversas, difíciles de encajar o dolorosas, cuando vivimos situaciones que no podemos manejar y las cosas no son como nos gustaría, es propio de lo humano tener prisa porque pasen, precipitarse hacia posibles soluciones pensadas para que todo termine cuanto antes, añadiendo a la dificultad propia de la situación el sufrimiento que produce la resistencia, por lo que con mucha frecuencia se hace muy largo el proceso que se vive como interminable.

La mente con su actividad incesante no suele ayudar, más bien entra en bucles de preguntas sin respuesta, de posibles soluciones, de búsqueda de culpables y de culpabilidades. Pasará de un extremo a otro infinidad de veces al día y a remolque de estos vaivenes en el pensamiento incontrolado, las emociones se amontonarán dentro.

Ante toda esa confusión la prisa porque todo acabe aumenta y el tiempo jugará su juego de miedos y esperanzas, de futuros oscuros o luminosos, de pasados que vienen revestidos con la carga de irremediables. Se estirará convirtiendo en horas los minutos y desplegará todo tipo de fantasmas… todo revuelto dentro, mezclado con la situación que ha desencadenado la tormenta.

A veces sólo necesitamos saber esperar. Esperar en el más puro sentido de la palabra, ya que no es esperar algo, sino simplemente esperar, estar presente, no es la espera inquieta que nace del rechazo a lo que es y espera la solución que cree saber, sino la que surge de la apertura incondicional a lo que es desde ese no saber que nos acerca al Misterio, la espera del que respeta profundamente el proceso sin interferir.

A veces, sólo hace falta tener paciencia, es decir, abrirse a la ciencia de la paz reconciliándose con el momento tal y como se presenta, soltar expectativas y dejar de mirar al futuro imaginado para no perderse nada del presente vivo, porque también hay flores que sólo se abren de noche y regalan su aroma en la oscuridad.

En cada circunstancia, incluida ésta que estás viviendo ahora, hay un regalo, discreto y poderoso como la semilla que se despliega oculta en lo oscuro. No tengas prisa, tienes la eternidad disponible.

Publicado en Blog | 10 comentarios

SIMPLICIDAD ELEGANTE

“Simplicidad no significa pobreza. Vivir simplemente y

         sin confusiones significa que debemos cambiar de ego a eco.

     Eco significa hogar, el lugar donde las relaciones se nutren     

El ego separa, lo eco conecta. El ego complica, lo eco simplifica.»

                       Satish Kumar                       

 Tal vez porque esté sensible a ello o quizás porque efectivamente algo esté cambiando profundamente en la humanidad o por ambas cosas, lo cierto es que por todos lados me llegan voces hablando de la unidad, de la interrelación de todo con todo, del universo interconectado…. con todas las consecuencias que eso tiene para la vida, ya que todo está construido en base a una visión fragmentada del mundo, en la que nos vivimos separados y con autorización para la manipulación y el sometimiento de todo lo que llamamos “mundo exterior” con la única finalidad de que sirva a la satisfacción de unas necesidades creadas.

Esta forma de estar en el mundo ya estamos viendo a donde nos ha traído y como nos lleva inexorablemente a la destrucción del planeta y con él a nuestra propia destrucción.

Sin embargo, cada vez hay más voces que hablan de un modo distinto de estar en el mundo sabiéndonos parte integrante de este complejo y maravilloso universo que en su más profunda intimidad está tejido en el Amor, con un diseño basado en la cooperación, el apoyo mutuo, el bien común, el respeto y la colaboración. Nos habla de ello la física, la neurociencia, la biología… y se van sumando todas las disciplinas a medida que profundizan. Es el resultado de un cambio de conciencia que se va dando en cada uno de nosotros y florece en el conjunto.

No se trata ya de cuidar el medio ambiente como el que cuida su pequeño jardín y echa los desperdicios en el jardín de al lado, sino del nacimiento de una sensibilidad hacia todo lo vivo, hacia la naturaleza, del despertar de esa conciencia de unidad, esa sensación de comunión (común unión) que hace que el cuidado de la tierra sea vivido como el cuidado a uno mismo.

Es importante como dice Satish Kumar vivir con una “Simplicidad elegante”, tomarnos en serio nuestros pequeños gestos porque ellos configuran el mundo en el que vivimos.

¿Cuántas cosas superfluas compramos? ¿Cuántos objetos inútiles amontonamos? ¿Cuántos pares de zapatos guardamos para sólo dos pies? ¿Cuánta ropa? ¿Cuántas veces cogemos el coche innecesariamente? ¿Cuántos pequeños y grandes electrodomésticos, aparatos de todo tipo, móviles, impresoras… desechamos porque “no merece la pena arreglarlo? ¿De verdad necesitamos tener todo lo que amontonamos en casa?

Hay alternativas para todo, a lo mejor cuesta un poco más, pero creo que merece la pena el esfuerzo.

Recuperar el gusto de andar o ir en bicicleta para desplazarnos, utilizar los servicios públicos, hacer cosas con las manos, como hacer pan, hacernos la comida, tener contacto con la tierra, aprender a esperar, aprender a mirar, salir a espacios naturales simplemente a pasear, consumir productos ecológicos y de la zona, comprar en comercios cercanos en lugar de hacerlo por internet, consumir artesanía, nutrir los pequeños negocios, recuperar las relaciones en la comunidad donde se vive…

No es necesario vivir como un ermitaño, basta con un consumo responsable y consciente, con respetar la tierra, el aire, el agua, la vida. Por eso me gusta la expresión de “simplicidad elegante” o como decía Gandhi “vida simple y pensamiento elevado”.

Está en nuestras manos, no esperes a que cambien las estructuras, si nosotros vivimos simplemente, el cambio ya es real. Construyamos juntos un mundo más consciente

Publicado en Blog | 4 comentarios

UN CAMINO DE IDA Y VUELTA

Sin saber por qué, un día, un anhelo nace en el corazón. Es una sensación difusa, como un calorcito que poco a poco va creciendo y empuja. Es a la vez una fuerza y un desconcierto, una alegría y un descontento, una aspiración y una inspiración.

Según aumenta el anhelo va subiendo del corazón a la cabeza, allí se le da forma, se le pone nombre, se va concretando y empezamos a ver de otra manera.  Una luz nueva refresca, limpia y da relieve a la vida de todos los días, hay alegría y ligereza en lo que hacemos y todo parece más fácil.

Entonces nos ilusionamos (creamos una ilusión) y el anhelo se va convirtiendo en idea, en concepto, en un nuevo modelo de vida de tal forma que volvemos a caer en eso de querer encajarlo todo en el modelo y empiezan a surgir nuevas resistencias, la ligereza desaparece, la idea que nos habíamos hecho choca con la experiencia directa y una vez más empieza a crecer la confusión. Nos des-ilusionamos (la ilusión se rompe) volvemos a no entender nada, todo lo que nos puedan decir ya nos lo sabemos pero no nos sirve y mientras nuevas rutinas nos invaden, la vida, nos sigue invitando a VIVIR.

Puede que no nos demos cuenta, pero el camino de vuelta ha comenzado. En ocasiones es sólo el cansancio el que nos hace soltar, otras veces hay destellos que nos hacen sentir la llamada hacia lo simple, el guiño cómplice de las mil pequeñas cosas de todos los días que nos muestran su grandeza discreta en instantes fugaces.

En cualquier caso, por uno u otro camino más o menos tortuoso, vamos de vuelta al corazón, y al llegar, descubrimos que el anhelo sigue ahí, aunque algo ha cambiado, el viaje por la complejidad no ha sido inútil, pero es ahora, aquí, en la pura sencillez del corazón donde se produce el milagro y …¡¡¡ENTENDEMOS!!!

Es un entender que no necesita explicación, ni confirmación externa, ni reconocimiento, ni demostración. Es un entender que hace el mundo más ancho, más amable y a la vida más fácil, más ligera. Una evidencia inexplicable pero incuestionable para el que lo ve. Ya no hacen falta grandes cosas, no es necesario distinguirse ni marcar la diferencia, es tan simple como VIVIR.

Tengo la sensación de que estamos llamados intensamente a iniciar este viaje de vuelta al corazón, para vivir creativa y plenamente este instante, para dejar de esperar el cambio y empezar a vivir de una forma nueva y fresca cada paso, cada gesto, cada encuentro, cada hecho… es ahora, justamente ahora, cuando escribo, cuando lees, que está abierta la puerta a lo pleno, a lo bello, atravesarla no requiere tiempo extra, basta con estar aquí totalmente… ¡Tan simple!

Publicado en Blog | 5 comentarios

SENTADA EN LA ETERNIDAD

Un año más toca a su fin. Amantes de los ciclos hechos de tiempo nos gusta recopilar, hacer recuento, planificar y hacer propósitos…  sentados en la eternidad del ahora atemporal jugamos a desgranar la vida, como si parte de vida hubiera quedado enganchada en el pasado y otra cantidad de vida inalcanzable nos hiciera gestos desde el futuro. Mirar atrás… hacer balance… mirar delante…. Y todo eso ocurre AHORA.

Estamos aquí para ser tiempo, y siendo tiempo podemos ver los sucesos encadenados, ordenados siguiendo un hilo argumental que nos permite contar la vida, hacer un relato con ella, a veces más amable, a veces más dramático.

En los momentos de balance como puede ser el fin de un año, rescatamos unos cuantos acontecimientos y tratamos de encajarlos con más o menos fortuna en el relato de nuestra vida. Según sea nuestro estado de ánimo en el momento del recuento, rescataremos unos acontecimientos u otros, y aquellos que fueron muy significativos y por ello van a ser escogidos siempre, tendrán interpretaciones distintas según como nos encontremos en el momento de actualizarlos.

Esta bien jugar al juego del tiempo, cada experiencia vivida totalmente disuelve la ilusión.

Este día, aquí, ahora, sentada en la eternidad del presente atemporal decido vivir la plenitud de la vida en la forma que elija manifestarse, con los brazos abiertos para soltar y para recibir, sabiéndome y sintiéndome principio creativo y creador, y en medio del Misterio simplemente decir SI.

SI al tiempo y a lo eterno, a la experiencia, al año que termina y al que comienza, SI a lo lógico y a lo ilógico, a lo que comprendo y a lo que se me escapa, SI a la vida en todas sus formas y manifestaciones. SI al año numerado por los occidentales, y al año de los chinos, de los judíos, de los musulmanes….

SI sin condiciones, sin saber, sin medir, sin pensar… SI a lo que ES…. SI

.¡¡¡FELIZ AÑO!!!

Publicado en Blog | 4 comentarios

LA DANZA DE LA VIDA

¿Te has dado cuenta de que este mundo está siempre en todo momento en movimiento?

Se habla de la danza de la vida y realmente en el mundo que vivimos no hay nada quieto. La intimidad de cada una de las formas que parecen tan sólidas y tan estables es movimiento. Ni un solo átomo de este cuerpo, de la mesa, del árbol, del libro, del perro, de cualquier cosa que veas, esta quieto. Mira bien, porque no hay nada, absolutamente nada que esté quieto, salvo el espacio donde las formas surgen y se manifiestan.

Lo único quieto no puede verse, tocarse o cogerse, todo lo demás, lo que constituye el mundo, la creación, el universo… es el resultado del movimiento, tal vez por eso se hable de la danza de la vida. Porque ese movimiento no es a lo loco, no va cada cosa a lo suyo, por su cuenta, sino que por el contrario es un movimiento bien organizado, en una perfecta armonía, cohesión, cooperación, donde nada ni nadie gana o pierde, no es una carrera a ver quién llega primero, quién lo hace mejor o quién llega más lejos. Es un universo que surge por asociaciones donde todo se apoya mutuamente para ir formando coreografías cada vez más complejas en la danza de la vida. El micro y el macrocosmos nos hablan de lo mismo. Hay una perfecta interacción entre todo.

Cuando nos asomamos a mirar con curiosidad, sin moldes predeterminados, sin explicaciones previas, el modelo competitivo no aparece por ningún lado.

La interpretación de estar en un mundo hostil es únicamente humana, es la visión de un ser que se vive separado y ajeno a todo, que ve enemigos por todos lados, por abajo los virus, por arriba los meteoritos, por el medio el vecino de al lado y como consecuencia tiene que enfrentarse, vencer y someter a todo lo que le rodea, es como un bailarín loco con ganas de protagonismo que pretende controlar todo el baile.

Este universo no es hostil y no es competitivo, no entiende de la ley del más fuerte, ni de escasez. Este universo en el que vivimos es un derroche de creatividad, de formas, de belleza, es inagotable, colaborativo, acogedor, apoya a todos, entiende la ley de “todos ganan”, y hay sitio para todos y para todo.

Valga de ejemplo nuestro cuerpo, un maravilloso ecosistema fruto de la interacción de millones y millones de virus, bacterias, células, infinidad de microorganismos que cooperan, se organizan, se apoyan entre si para constituir esto que llamamos cuerpo.

Ante la maravilla que se despliega delante de nuestros ojos ¿Por qué no empezar a unirnos conscientemente a esta corriente de cooperación, de apoyo mutuo, de respeto y gratitud?

Está en nuestras manos vivir en un mundo más amable, la vida nos apoya ¿Te animas?

Publicado en Blog | 5 comentarios

PRESENCIA

Hay algo que llena este momento. Algo que no tiene que ver con la circunstancia o el acontecimiento transitorio. Algo que no va a ningún sitio ni viene de ninguna parte, que no busca nada porque ya es completo pero que siempre es buscado a pesar de estar en todo momento.

Es a ese algo (que no es “algo”) a lo que a veces nos referimos con la palabra PRESENCIA.

La Presencia es eso que está cuando habitamos plenamente este momento, cuando estamos totalmente en el presente, en el ahora.

La Presencia es la total conexión con aquello que somos, que no tiene forma, que es atemporal, que no tiene nombre… que ES.

Es algo más que la simple atención, es la conciencia misma reconociéndose en el juego creativo de la vida.

Estar presente es estar de una pieza, toda yo, abierta, consciente, lúcida, amorosa… más allá del personaje.

La Presencia transciende al personaje y su historia, por eso no juzga, no controla, no exige, no se queja, no se precipita en opinar… Estar presente es estar en ese espacio silencioso donde ocurren las cosas, incluido el pensamiento.

La Presencia se reconoce a sí misma en todo lo que ve, no hay distancia, no hay separación, por eso la acción que surge de la Presencia siempre es una acción adecuada.

Me gusta referirme a la Presencia como la quietud lúcida y acogedora que llena todo momento.

Estar presentes es el mayor regalo que podemos traer a este mundo. El poder transformador de la Presencia es inimaginable. Situarnos en esa quietud silenciosa y acogedora a cada momento, disponibles a lo que el momento necesite. No hay pasividad cuando se está presente pues es justamente de esa quietud de donde brota la acción creativa, oportuna y adecuada.

En estos tiempos confusos donde las estructuras de siempre se tambalean y las “ideas claras” parecen haberse enturbiado, cultivar la Presencia en la incertidumbre soltando la prisa de querer ver el resultado, puede abrirnos puertas insospechadas.

¡Gracias!

Publicado en Blog | 5 comentarios

VI FORO ESPIRITUALIDAD DEL SUR

INFORMACION EN

ACTIVIDADES

Publicado en Blog | Deja un comentario

UNA INVITACIÓN AL ABURRIMIENTO

Que vivimos en un mundo acelerado no es difícil verlo.

La obsesión por el hacer no tiene límite, hasta las vacaciones que se supone es un tiempo de descanso, se convierten en un agotador programa de actividades.

El hacer tiene múltiples versiones, hacia fuera y hacia dentro, la llamada actividad interna.

A poco que miremos nos damos cuenta de la enorme inercia que nos empuja constantemente a la acción, hasta el punto de que si estamos solo unos minutos sin hacer nada, enseguida aparece la sensación de aburrimiento y la necesidad compulsiva de llenar el momento con algo.

Llegamos a ver normal aprovechar mientras se da un paseo para ir escuchando una conferencia, o un podcast de historia, o un curso de inglés, o un programa de radio…. o por lo menos música, el caso es sentir que estamos aprovechando el tiempo haciendo algo.

Hemos llegado al absurdo de poder escuchar a velocidad rápida una película o los mensajes del teléfono…

La necesidad de hacer es insaciable, nunca es suficiente, se apodera incluso de las horas de sueño y nos impide dormir, podríamos decir que hay una  creencia de fondo,  «hago luego existo».

Hasta de la meditación hemos hecho una tarea más y decimos «tengo que meditar» con un toque de ansiedad, a ver como meto la meditación en el trajín diario, ¡con todo lo que tengo que hacer!

Por eso hoy te invito a aburrirte, a parar y estar un ratito sin hacer nada,  (ni siquiera meditar) perdiendo el tiempo donde quieras, como quieras, y cuando aparezca la sensación de aburrimiento, de pérdida de tiempo o de impaciencia… mantenerte ahí. Atravesar esa sensación sin pretender que no esté, sin coger el móvil para ver si hay algún mensaje nuevo, ahora no, ahora abúrrete…

Te invito a aburrirte en estos diez, quince, veinte minutos…

Hay un mundo de quietud vibrante, pleno y completo, creativo y creador  en el que surge otra dimensión del hacer en la que la acción tiene sentido por sí misma sin depender de un resultado… pero esto lo dejamos para otra ocasión.

Publicado en Blog | 4 comentarios

FRAGILIDAD

Fragilidad, ¡qué palabra tan grande! ¡cuánta resonancia reverbera en mi interior!

Abrirse a la fragilidad desata una fuerza enorme. ¡Qué contradicción!

A veces, después de pasar la vida tratando de demostrar nuestra fortaleza, intentando dominar desde el entorno hasta nuestras reacciones, cuando creemos que tenemos el control, un día, por cualquier causa, algo se rompe y todos los esfuerzos parecen haber sido en vano. Años de luchas para conseguir tener la situación dominada, incluida una dura disciplina espiritual que nos garantizaba el control de los estados internos por encima de las circunstancias, de repente, se muestran inútiles y nos vemos enfrentados a nuestra fragilidad.

Si has llegado hasta ahí, éste es el momento, y si no has llegado, éste es el momento, porque el momento de abrirse a la vida siempre es ahora y tener la valentía de abrirse a la propia vulnerabilidad, a la fragilidad, permite el despliegue de una fuerza desconocida.

Hay algo que ha madurado en un “nosotros” impersonal y que está empujando para manifestarse ante el más mínimo gesto de apertura, ante cualquier pequeño movimiento hacia la disponibilidad.

Es el momento de pasar de la resistencia a la acogida, de la exigencia a la gratitud, del control a la confianza, del juicio al perdón, de la búsqueda al encuentro, de la certeza al Misterio, del miedo al Amor…

No hay fuerza que venza a la gratitud, que pueda con el perdón, que someta al Amor… todas ellas actitudes tradicionalmente adjudicadas a los débiles.

Tal vez sea el momento de cultivar un estado interior de benevolencia (que no de indolencia) hacia uno mismo y hacia los otros, no por justificar nada, que no es necesario, sino como consecuencia de un re-conocimiento profundo de lo frágil, y en lo frágil… lo bello y en lo bello… el Misterio inabarcable.

Una forma distinta de estar en el mundo, crea un mundo distinto.

¡Gracias!

Publicado en Blog | 8 comentarios

SUFICIENTE CON QUE HAGAMOS LA ENTREGA

Hasta ahora siempre había que posicionarse en un bando, tomar una postura frente a otra, el mundo se ha movido por “luchas contra”, contra el enemigo, contra el infiel, contra el opresor, contra la droga, contra el cáncer, contra la guerra…  Ahora hay una nueva forma de estar en el mundo y lo que marca el movimiento no es una cuestión de fuerza, sino de Conciencia.

Una energía invisible precipita acontecimientos que parecen escaparse de lo previsible y nosotros tenemos la posibilidad de elegir alinearnos con esa corriente invisible.

Si miramos sólo la apariencia es fácil quedarse atrapado en la dificultad, en la diferencia, ahí es donde están las opiniones, los gustos y los disgustos, lo que nos parece bien y lo que nos parece mal… pero si en nuestra vida ha empezado a emerger una dimensión que no es personal, que nos lleva a sentir en algún momento que nada está separado, entonces sabemos, que en cada acontecimiento hay algo que ES en la Unidad.

Basta la intuición, no necesitamos esforzarnos para verlo, no hace falta que lo entendamos, ni que lo justifiquemos para intentar convencernos de que aquello ES en la Unidad… es suficiente con que hagamos la entrega a esa dimensión emergente. Podemos simplemente decir internamente: “dejo que la visión de la Totalidad contemple esto por mí” y en lugar de juzgarlo recordarnos que “esto también es amado” … y soltar, soltar toda interpretación, dejar hacer, permitir que las cosas encuentren su sitio, confiar.

Podemos hacer esto cada vez que nos sentimos desbordados, cada vez que nos sorprendemos juzgando, cada vez que algo nos desagrada, cada vez que no entendemos…

Y ante el desconcierto recordar que estamos en buenas manos.

¡Qué bello saber que vivimos en el Misterio e inclinarnos ante él!

Gracias

 

Publicado en Blog | 7 comentarios