FRAGILIDAD

Fragilidad, ¡qué palabra tan grande! ¡cuánta resonancia reverbera en mi interior!

Abrirse a la fragilidad desata una fuerza enorme. ¡Qué contradicción!

A veces, después de pasar la vida tratando de demostrar nuestra fortaleza, intentando dominar desde el entorno hasta nuestras reacciones, cuando creemos que tenemos el control, un día, por cualquier causa, algo se rompe y todos los esfuerzos parecen haber sido en vano. Años de luchas para conseguir tener la situación dominada, incluida una dura disciplina espiritual que nos garantizaba el control de los estados internos por encima de las circunstancias, de repente, se muestran inútiles y nos vemos enfrentados a nuestra fragilidad.

Si has llegado hasta ahí, éste es el momento, y si no has llegado, éste es el momento, porque el momento de abrirse a la vida siempre es ahora y tener la valentía de abrirse a la propia vulnerabilidad, a la fragilidad, permite el despliegue de una fuerza desconocida.

Hay algo que ha madurado en un “nosotros” impersonal y que está empujando para manifestarse ante el más mínimo gesto de apertura, ante cualquier pequeño movimiento hacia la disponibilidad.

Es el momento de pasar de la resistencia a la acogida, de la exigencia a la gratitud, del control a la confianza, del juicio al perdón, de la búsqueda al encuentro, de la certeza al Misterio, del miedo al Amor…

No hay fuerza que venza a la gratitud, que pueda con el perdón, que someta al Amor… todas ellas actitudes tradicionalmente adjudicadas a los débiles.

Tal vez sea el momento de cultivar un estado interior de benevolencia (que no de indolencia) hacia uno mismo y hacia los otros, no por justificar nada, que no es necesario, sino como consecuencia de un re-conocimiento profundo de lo frágil, y en lo frágil… lo bello y en lo bello… el Misterio inabarcable.

Una forma distinta de estar en el mundo, crea un mundo distinto.

¡Gracias!

Publicado en Blog | 7 comentarios

SUFICIENTE CON QUE HAGAMOS LA ENTREGA

Hasta ahora siempre había que posicionarse en un bando, tomar una postura frente a otra, el mundo se ha movido por “luchas contra”, contra el enemigo, contra el infiel, contra el opresor, contra la droga, contra el cáncer, contra la guerra…  Ahora hay una nueva forma de estar en el mundo y lo que marca el movimiento no es una cuestión de fuerza, sino de Conciencia.

Una energía invisible precipita acontecimientos que parecen escaparse de lo previsible y nosotros tenemos la posibilidad de elegir alinearnos con esa corriente invisible.

Si miramos sólo la apariencia es fácil quedarse atrapado en la dificultad, en la diferencia, ahí es donde están las opiniones, los gustos y los disgustos, lo que nos parece bien y lo que nos parece mal… pero si en nuestra vida ha empezado a emerger una dimensión que no es personal, que nos lleva a sentir en algún momento que nada está separado, entonces sabemos, que en cada acontecimiento hay algo que ES en la Unidad.

Basta la intuición, no necesitamos esforzarnos para verlo, no hace falta que lo entendamos, ni que lo justifiquemos para intentar convencernos de que aquello ES en la Unidad… es suficiente con que hagamos la entrega a esa dimensión emergente. Podemos simplemente decir internamente: “dejo que la visión de la Totalidad contemple esto por mí” y en lugar de juzgarlo recordarnos que “esto también es amado” … y soltar, soltar toda interpretación, dejar hacer, permitir que las cosas encuentren su sitio, confiar.

Podemos hacer esto cada vez que nos sentimos desbordados, cada vez que nos sorprendemos juzgando, cada vez que algo nos desagrada, cada vez que no entendemos…

Y ante el desconcierto recordar que estamos en buenas manos.

¡Qué bello saber que vivimos en el Misterio e inclinarnos ante él!

Gracias

 

Publicado en Blog | 7 comentarios

ELIJO PAZ

Hoy quiero recordar algo compartido en este blog hace tres años porque está más vigente que nunca.

ELIJO PAZ

En ocasiones el dolor del mundo se te viene encima y parece que te ahoga, ¡Es tanto y tan profundo!.

La violencia con mil formas y disfraces distintos, a veces tan burda, a veces tan sutil, el eterno enfrentamiento entre yo y el otro, entre nosotros y ellos, que va desde esa batalla que libramos dentro de cada uno entre la parte aceptada y la negada, la luz y la sombra del yo pugnando consigo mismo, hasta el enfrentamiento de naciones y pueblos, creando muros, levantando alambradas, enarbolando banderas, defendiendo ideologías o territorios….. Media humanidad contra la otra media y en cada mitad millones de guerras intestinas como si de un fractal se tratara reproduciéndose a sí mismo….

Y todo ese dolor se me cuela dentro, como si yo fuera el campo de batalla que recibe la sangre derramada de ambos bandos entremezclándose en una sola sangre imposible de separar ya.

No quiero eludir responsabilidades sino optar decididamente por no alimentar ninguna forma de violencia, separación o enfrentamiento, encontrar la acción adecuada sostenida por una conciencia amplia, acogedora, intentarlo una y mil veces, empezar cada vez sin violentarme a mi misma cuando mi visión corta me arrastre.

Gandhi decía que una persona que no está en paz consigo misma está en guerra con el mundo entero.

Quizás no podamos solucionar los grandes problemas del mundo, pero siempre podemos construir la paz en nuestro interior, en nuestra casa, en nuestro trabajo, en nuestro círculo de amigos, en nuestras relaciones de todo tipo…. No imaginamos el alcance que eso puede tener.

Te invito si quieres a elegir paz una y otra vez … ¡Gracias!

Publicado en Blog | 4 comentarios

CUANDO EL CAMBIO SE ACELERA

Parece que todo incita con intensidad al cambio, como si el fluir natural y continuo de la vida se acelerara y empujara con fuerza desde todos los ángulos en dirección a nuevas amplitudes. Me viene la imagen de un río caudaloso que tiene que atravesar una garganta estrecha para llegar después a otras espaciosidades.

Tal vez estemos en medio del estrechamiento, todo impulsa hacia el centro, los acontecimientos se suceden y crece una fuerza que empuja a lo desconocido. De repente, el trabajo pierde sentido, las relaciones dejan de aportar aquello que las alimentaba, las convicciones se tambalean, las creencias no se sostienen, el exterior se vuelve caótico y contradictorio… todo es confuso. En un momento toda la vida planificada se desbarata y todo intento de querer conservar, mantener, retener es infructuoso y se convierte en fuente de sufrimiento. A mayor resistencia, mayor sufrimiento.

Podemos atrincherarnos en lo de siempre, pero entonces el miedo empieza tomar posiciones y va ganando más y más terreno, porque todo lo que nos rodea nos amenaza, todo está inestable y la pretensión de controlar aparece cada vez más inconsistente. Todo esfuerzo acaba en una sensación de fracaso y desconcierto. El miedo aumenta en la misma medida en que intentamos apoyarnos fuera.

Dicen que ningún mar en calma hizo buenos marineros. Tal vez este momento nos esté invitando a cambiar de estrategia, a pasar de la lucha a la escucha, del enfrentamiento a la apertura, del control a la confianza. Dejarse arrastrar por las fuerzas que empujan al centro y atreverse a bucear en la propia profundidad.

Es tiempo de soltar, de soltarse, de entregar, de vivir la incertidumbre de no-saber y dejar de resistirnos, de ponernos a favor y no en contra. Más que buscar es abrirnos al encuentro y ser capaces de dejar de querer reproducir lo de siempre, el impulso de la vida es incontrolable, las posibilidades infinitas.

La transformación es la aparición de un nuevo orden que da origen a algo inédito, totalmente distinto a todo lo conocido, abrirnos a ello aligera el proceso.

Y si te sientes sola, si te sientes solo, que esto te sirva para recordar que estamos juntos en ello.

¡¡Gracias!!

 

Publicado en Blog | 13 comentarios

NOVEDADES

PINCHA EL ENLACE PARA VER LAS NOVEDADES

ACTIVIDADES

 

Publicado en Blog | Deja un comentario

SOBRE LA PERCEPCIÓN

Aprendemos a hablar asociando unos sonidos a un significado, se nos enseña a leer y a escribir aprendiendo a interpretar unos signos dibujados en un papel. El lenguaje, la lectura, la escritura, son acuerdos perceptivos. Grupos de humanos se ponen de acuerdo para interpretar de la misma forma determinados signos o sonidos. Hay muchos idiomas, muchos alfabetos distintos, para referirse a los mismos objetos. Para referirnos al “agua” podemos hacerlo escribiendo en griego, cirílico, hebreo, árabe, chino, hindi, tamil…  formas distintas para un mismo concepto, una idea mental que apunta a el “agua” pero que en ningún caso ES el agua, nunca nos mojaremos con ninguna de esas formas orales o escritas.

De la misma manera también hemos aprendido un código interno de lectura de la vida, de forma que todo lo que ocurre es interpretado a través de ese código, sin darnos cuenta de que se trata sólo de un aprendizaje, una interpretación entre muchas posibles.

Heródoto cuenta en su Historia, que encontró unos pueblos que se comían a los muertos y se horrorizaron cuando se enteraron que había pueblos que los enterraba. En Asia comen insectos y en África gusanos que en Europa producen repulsión y nosotros comemos gambas que en ciertos pueblos del interior sudamericano dan auténtico asco.

Construimos una imagen mental de cómo debe ser la vida y vamos interpretando los acontecimientos en función de esa imagen de referencia. Pero la danza de la vida es un proceso en constante transformación, infinitas posibilidades que se concretarán dependiendo de lo que espere ver el ojo que mira.

Vivimos hipnotizados por las imágenes mentales, por los objetos que surgen en el campo de conciencia, donde enfocamos la percepción, y no nos damos cuenta de que para poder percibir un objeto tenemos forzosamente que percibir el espacio que los sostiene, que lo rodea y que lo hace posible.

Si no percibiéramos el silencio, no podríamos distinguir los sonidos. Cuando en un lugar hay mucho ruido y queremos prestar atención a un sonido concreto, lo que hacemos es intentar rodearlo de silencio, es decir, hacernos más conscientes del silencio que hay entre ese sonido concreto y el resto. Cuando queremos que no nos vean, nos pegamos a la pared o nos tiramos al suelo, es decir, buscamos reducir el espacio que nos rodea.

La percepción del espacio y del silencio, se produce siempre, aunque no nos demos cuenta.

Cuando tenemos un problema que acapara nuestra atención, estamos percibiendo también el no-problema, de lo contrario, no podríamos sentir que aquello es un problema. Hay una perturbación en una calma de fondo, si no existiera esa calma, no se podría percibir la perturbación.

Se trata de desenfocarnos del objeto para hacer presente el fondo. Ese fondo que YO SOY es lo único estable, constante, atemporal, incognoscible, innombrable, es el misterio y la maravilla, la Presencia… y es ahí donde se constata que todo cabe.

 

Publicado en Blog | 5 comentarios

¿QUIÉN ESTÁ AHÍ?

En nosotros ES una realidad transcendente que pasa inadvertida por su presencia constante, igual que nos pasa inadvertida la sensación indolora del cuerpo o el espacio que hace posible la percepción de un objeto, o el silencio que permite ser a una melodía…

La Realidad transcendente ES. Los acontecimientos, las formas, ocurren y pasan.

Sin embargo, vivimos fascinados por los objetos de la experiencia, nos quedamos embelesados por el pensamiento, por la sensación, por la forma de la experiencia concreta y nos olvidamos de ESO que la sostiene y la hace posible.

No obstante, es un olvido relativo ya que la Presencia constante de lo que ES la sentimos porque la somos, pero perdidos como estamos en las formas, pretendemos transformarlo en un objeto más y entonces nos lanzamos a la búsqueda.

En esa búsqueda surgen las religiones, las ideologías, las filosofías, las doctrinas, los caminos…

Caminamos, buscamos, encontramos, perdemos, vemos, dejamos de ver…. Pero ¿Quién se da cuenta del camino, de la búsqueda, del encuentro, de la pérdida, del ver o del no ver…? ¿Quién está ahora mismo siendo consciente de estas palabras? ¿Cuál es el origen de esta atención desplegada en el campo de la conciencia?

El ojo que ve no puede verse a sí mismo directamente, sólo puede verse a través de un reflejo y re-conocerse  (volverse a conocer) en la imagen que percibe, pero cuando el reflejo se va, cuando la imagen desaparece ¿dónde está el ojo?

Cuando pienses, cuando mires, cuando hagas, cuando sientas… te invito a preguntarte ¿QUIÉN se da cuenta? Y a quedarte ahí en ese instante de silencio sin respuesta.

Publicado en Blog | 2 comentarios

MEDITACIÓN NOVIEMBRE

FIN DE SEMANA DE MEDITACIÓN EL 26, 27 Y 28 DE NOVIEMBRE EN MÁLAGA

MAS INFORMACION EN EL APARTADO  «ACTIVIDADES»

Publicado en Blog | Deja un comentario

¡TAN CERCA!

“Usted perdone, le dijo un pez a otro, es usted más viejo y con más experiencia que yo y probablemente podrá usted ayudarme. Dígame: ¿Dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? He estado buscándolo por todas partes sin resultado.

El Océano, respondió el viejo pez, es dónde estás ahora mismo.

¿Esto? Pero si esto no es más que agua… lo que yo busco es el Océano, replicó el joven pez, totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar a otra parte.”

(Del Canto del pájaro, Anthony de Mello)

Suenan las campanas de la catedral. El mar al fondo. Los árboles se mecen perezosos al ritmo que marca el viento, la tierra respirando en este eterno ahora. Unos pájaros cantan, ladra un perro a lo lejos…  en una total despreocupación la vida se vive en una perfecta y armónica explosión.

Una mirada ve a través de esta forma opaca y algo se clarifica en un camino hacia la transparencia. Un corazón limpio se alegra, estalla en una risa sin causa ni motivo. En algún rincón una vocecilla quiere alzarse para preguntar “¿qué más?”, “¿eso es todo?” …. y la risa ríe y el corazón salta de alegría, y la abeja vuela, el perro ladra, la hormiga camina, el árbol se mece, la tierra respira…

En un instante sin exigencia, la vida se desborda de la quietud insondable donde se gesta. ¡Lo tenemos tan cerca!

 

Publicado en Blog | 2 comentarios

AMANECIENDO

Esta mañana, amaneciendo, miraba la ciudad desde un monte cercano, envuelta en la calma, con apenas actividad, contemplaba la inmensidad del paisaje, el mar al fondo, los colores despertando a la luz del día que nacía, los montes, el cielo, la brisa… un todo inmenso, perfectamente armónico.

La Belleza sosteniendo la ciudad.

Miraba las casas, cientos, miles de casas, y en cada una de ellas cientos, miles de personas con sus cabezas trabajando sin descanso, construyendo historias, universos privados de realidades personales aisladas… ¿Cuántos llantos?, ¿Cuántos dolores?, ¿Cuántas soledades estarán albergando esas casas, esas cabezas, en este mismo instante ignorantes de la belleza que los rodea, que los sostiene, que los acoge incondicionalmente?

Si fuéramos capaces de asomarnos un poquito más allá de nuestra pequeñez y nos atreviéramos a mirar la grandeza que nos envuelve, tal vez soltáramos un instante la ilusión de sentirnos manipuladores de la vida, poseedores del conocimiento de lo correcto, lo bueno y lo adecuado y así podríamos dar paso a la creación de algo nuevo, bello, vibrante, desconocido… eso que tanto miedo le da a esta pequeña mente controladora y repetidora.

Algo nos llama insistentemente hacia el presente, se nos pone delante una y otra vez la imprevisibilidad de la vida, se nos muestra el misterio en toda su magnitud, y la ilusión del control se desvanece.

Podemos vivirlo con angustia, con miedo, sintiéndonos víctimas de enemigos invisibles, o podemos sentir una gran liberación, confiando y soltando, contactando con la plenitud de la vida en el íntimo latido de este presente atemporal.

Estar más o menos vivo sólo depende de la cantidad de miedo que nos gobierne.

Y ahora, aquí, en este instante, sólo quiero dar las gracias a este bocado de conciencia que me permite mirar mi miedo, hacerle sitio y ver más allá, descubrir desde donde puedo mirarlo y quitarle el poder de decisión.

Publicado en Blog | 5 comentarios