ALGÚN DÍA NOS HAREMOS MAYORES

Algún día nos haremos mayores, dejaremos de mirar fuera, de esperar que de fuera nos llegue lo imprescindible y empezaremos a vivir.

Algún día miraremos de frente el dolor que una vez guardó en su corazón ese niño desconcertado que no podía entender por qué no le veían, por qué el mundo a veces era tan raro, por qué había cosas más importantes que jugar juntos, quererse,  cuidarse y  escucharse unos a otros… Ese dolor que aquel niño iba guardando porque no sabía qué hacer con él mientras buscaba soluciones para vivir en este mundo raro.

Hemos crecido queriendo olvidar el dolor guardado pensando que así a lo mejor desaparecía.  Pero no, no desaparece, sino que asoma siempre que puede disfrazado, eso sí, de cualquier cosa, a veces de rabia o enfado, de intolerancia o prepotencia, a veces de víctima sumisa, o de tristeza, de exigencia o de protesta…. Y entonces…. Entonces surgen los juicios ¡Qué fácil juzgar a alguien sin haber entrado antes en su corazón de niño!

Si pudiéramos ver el corazón de cada uno, empezando por el nuestro,  ese corazón chiquito, vulnerable e inocente…. ¡Comprenderíamos tantas cosas!…. A lo mejor nuestro dolor se empezaba a disolver o quizás se trasformara  al descubrirse también en el corazón del otro o tal vez ¿por qué no? empezáramos a hacernos mayores de verdad, dejando de esperar para empezar a dar, porque no es distinto mi dolor del tuyo y sólo darnos cuenta nos permite aliviar la carga que es la tuya y es la mía, porque el dolor….. el dolor que yo creía tener bien guardado y sólo mío, resulta estar  expuesto y compartido.

Hacernos mayores es atrevernos a zambullirnos de lleno en el dolor guardado sin buscar explicaciones ni culpables, abrazarlo y  comprender que el Amor que damos es sanador y que no tenemos que seguir esperando recibir aquello que no tuvimos en su momento, sino empezar a darlo nosotros ahora… Convertirnos en el centro de nuestra existencia,  descubrir  la cualidad de ser focos emisores y no sólo receptores, pasar de la carencia al descubrimiento de nuestra potencia,  de la culpabilidad a la responsabilidad,  del reproche al agradecimiento…

Algún día nos haremos mayores….

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a ALGÚN DÍA NOS HAREMOS MAYORES

  1. Muy bueno, Mati, verdaderamente importante ese darse cuenta de nuestro niño interior.
    Muchas gracias por tus aportaciones.

    Un fuerte abrazo

  2. Joaquin Irigoyen Oyarzábal dijo:

    Me pregunto cuáles son esos primeros dolores del niño y si a lo largo de la vida son evocados o resuenan ante la llegada de nuevos dolores.

  3. Chelo dijo:

    Hola Mati, GRACIAS, MUCHAS GRACIAS
    Un Gran abrazo

  4. Isabel dijo:

    Gracias Mati por este texto y los anteriores por esa conexión con nuestra experiencia. Me ha transportado a mi niñez y al momento actual.
    Gracias por compartirlo.

  5. Isabel dijo:

    Gracias mati por transmitir y aportar vida y claridad en tus palabras. Gracias.

  6. mati dijo:

    Joaquin, en mi experiencia constato que ese dolor del niño asoma o resuena una y otra vez de mil formas distintas, hasta que al fin sea vivido y por tanto liberado.

  7. Fátima dijo:

    Gracias Mati por tu compartir!! Tus palabras alivian mi corazón y me dan pistas para el Camino: crecer, zambullirme, convertirme, agradecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *