SOBRE EL MIEDO

12 de octubre del 2014 a las 14:13 • Posteado en Sin categoríaSin comentarios todavía

miedo1

.

El miedo es la constante de la conciencia de separación. Cuanto más dependientes, más miedo, porque aquello de lo que dependo puede fallar. Y cuanto más miedo más dependencia. Se retroalimenta.
Así que se generan situaciones de miedo y aumenta la dependencia.

Cada cierto tiempo aparece una amenaza terrible, la tercera guerra mundial con las armas nucleares que pueden destruir el mundo en un momento, el sida, un ataque terrorista, la gripe A, la crisis y el final de los recursos del planeta, el ébola…. La invasión de los extraterrestres… el motivo da igual, lo que importa es el miedo que genera porque nos hace aislarnos, el miedo nos lleva a desconfiar del que tenemos al lado, el vecino puede ser un terrorista o el portador de un terrible virus, el enemigo puede estar en cualquier sitio, la vieja conciencia se fortalece y como somos más dependientes esperamos que nos salven y aceptaremos cualquier cosa que nos vendan como protección.

Este es el modo que tiene de funcionar el viejo estado de conciencia, y es totalmente coherente, es perfecto, pero ahora la humanidad está cambiando y cada vez tiene más presencia un nuevo estado de conciencia, una conciencia de unidad cuya constante es el Amor, la incondicionalidad y aquí el miedo no se sostiene.

Desde este estado de conciencia no hay necesidad de defenderse porque no hay separación así que simplemente lo amamos y amarlo significa no juzgarlo y ver su perfecta coherencia ahí donde se manifiesta, aunque no condiciona mi vida, no entro en su juego, en su dinámica, ni tampoco me opongo, ni me defiendo, ni me enfrento. Como dice Hawkins “Todo lo que vemos en el universo está en proceso de devenir. En este proceso su perfecta evolución es parte de esa perfección. Así la flor a medio desplegar no es una flor imperfecta que necesite defensa. Por el contrario, su floración se está produciendo con perfección precisa de acuerdo con las leyes del universo”.

De la misma manera, la sociedad expresa todo el proceso evolutivo de la conciencia humana y ver y amar “lo que es” permite que aquello que se expresa desaparezca sin residuos.

La sociedad está drenando los miedos inconscientes de miles de años de separación, y éstos irán desapareciendo a medida que vaya habiendo un estado de conciencia que los sostenga, sin alimentarlos ni rechazarlos.

No necesitamos atacar ni defendernos de ninguna amenaza, ni buscar víctimas ni verdugos, culpables o inocentes, sólo tenemos que vivir nuestro día a día con una exquisita coherencia, y amar lo que es.

EL PROCESO CURATIVO

29 de agosto del 2014 a las 20:11 • Posteado en Sin categoríaSin comentarios todavía

sanación.

La curación siempre es un proceso interno, es un cambio de conciencia, jamás viene de fuera, por eso nadie puede curar a nadie, en último término siempre hay una respuesta interna, un modo de percibir, una manera de ver, una forma de situarse en la vida.

Desde fuera se puede actuar a distintos niveles, la medicina occidental se centra en el cuerpo, lo fracciona en órganos, tiene superespecialistas, hace diagnósticos muy precisos y enfoca la curación en la eliminación del síntoma.

La medicina natural y la homeopatía actúan igualmente sobre el cuerpo pero tienen una visión más global, no lo parten y contemplan también a la persona que hay en ese cuerpo, pretende curar apoyando al cuerpo en su reajuste.

Las medicinas energéticas se centran en un nivel más sutil y tratan de reequilibrar energías.

Otros métodos como la BioNeuroEmoción buscan las emociones ocultas, los conflictos, la información que está detrás del síntoma y acompañan a la persona para que se enfrente a ellos , los libere y comprenda.

Todo ello forma parte de los efectos, pero el nivel de las causas de toda enfermedad está en el estado de conciencia, por eso nada puede curarte, en último caso, quién se cura es uno mismo.

Toda actuación externa sólo es un estímulo que puede servirte para que en ti se produzca un “click”, un cambio de visión, una comprensión… si esto no se produce, no hay curación, por eso hay tratamientos que sirven a unos y a otros no, por eso existen las llamadas curaciones espontáneas o milagrosas, por eso ninguna medicina, ninguna terapia cura por sí misma, por simple “aplicación externa”.

En este cambio de conciencia que se está produciendo cada vez se simplifican más los procesos curativos. La BioNeuroEmoción es un método que te facilita enormemente esa toma conciencia para que tú te cures,  aunque creo profundamente que vamos hacía algo todavía mucho más simple. Estamos cada vez más cerca de ese salto cuántico, de ese cambio de conciencia que transforma la realidad, que trasciende la biología.

LA IMPORTANCIA DE LA MEDITACCIÓN EN LA EDUCACIÓN

15 de mayo del 2014 a las 23:06 • Posteado en Sin categoríaSin comentarios todavía

.

La educación, decía Antonio Blay debe tener tres objetivos:

1º.- Ayudar a que el niño sea más él mismo en el más profundo sentido.

2º.- Enseñar los modos de convivencia.

3º.-Transmitir un patrimonio cultural.

De estos tres objetivos el primero, siendo el más importante, prácticamente no se contempla y esto es así porque los que educan no se viven desde lo que son, sino desde lo que creen ser. Aunque es cierto que cada vez son más los educadores que más allá del programa oficial empiezan a poner empeño en ese primer objetivo.

En la medida en que cada vez hay más personas conscientes que integran en su vida una atención despierta, el tejido social se va transformando silenciosa pero imparablemente, porque cada uno realiza su actividad desde un estado de conciencia distinto, y empieza a haber muchos educadores que están en un proceso de transformación personal que sin duda repercutirá en sus educandos.

Os dejo un enlace  donde podéis oír, si os apetece, una conferencia que tuve la oportunidad de dar en la Facultad de Ciencias de la Educación.

LA MEDITACIÓN EN LA EDUCACIÓN

LA ACCIÓN LIBERADA

17 de abril del 2014 a las 20:17 • Posteado en Sin categoríaSin comentarios todavía

 

Siempre que nuestra acción tenga una finalidad distinta de la acción misma nos encadena.

            En el estado de conciencia actual, las acciones están encadenadas al ego. La mente crea objetivos que van encaminados a fortalecer la identidad mental. Esto que en su momento fue revolucionario porque era el comienzo de una nueva conciencia que proporcionó una cierta autonomía, es lo que en la situación actual nos aprisiona, porque genera una serie de condicionamientos que limitan y coartan nuestra expansión.

            La mayoría de nuestras acciones, buscan fortalecer el yo-mental, alimentarlo, satisfaciendo esa necesidad que tiene de “ser algo” y “ser más”, de afianzarse en el contraste, en la comparación, por eso nuestras acciones nos encadenan, porque dependemos del resultado para afirmarnos, yo soy válido, en tanto en cuanto mis acciones son exitosas, y mis acciones exitosas no me liberan, sino que me obligan a mantener ese nivel de “éxito” para seguir siendo válido y no caer en el desprestigio.

            La acción liberada surge del fondo y tiene sentido en sí misma, no está atada al resultado. Se produce cuando nos prestamos conscientemente a ser vehículo de expresión para que lo no-manifestado tome forma a través de nosotros. Ese acto de conciencia es una finalidad en sí mismo, independientemente de la forma que tome la acción.

            Para liberar nuestras acciones, tenemos que despersonalizarlas y así podrá  fluir la Vida sin condiciones, y llegará a nosotros desde el fondo, la palabra justa, el gesto adecuado, la acción correcta, sin filtros, sin condiciones, sin límites establecidos.

Nos prestamos sin reservas, nos rendimos conscientemente, permitiendo que la vida se exprese fluida y libre en cada momento.

Ya no hay una idea previa, rígida y preconcebida, sino una conciencia silenciosa que se renueva en cada instante, que sostiene cada movimiento. Una conciencia que se responsabiliza de las consecuencias de cada acción y con ellas genera y crea nuevas acciones.

Esa Conciencia no tiene nombre, no tiene historia, simplemente es lo que es ahora, es el fondo que sostiene toda expresión. Las expresiones se suceden, el fondo permanece estable.

Esto se traduce en que hay “intención” sin apego al resultado, es decir, los objetivos que nos marcamos no nos sacan del Presente, por el contrario, nos abrimos incondicionalmente al ahora tal y como es, y aunque siembre una intención, estamos abiertos a este instante, de manera que desconocemos el camino en todo momento, porque estamos en este paso que damos ahora y eso es lo único.

Cada paso nos mostrará las formas que contiene y a partir de ahí daremos el siguiente  que volverá a desplegar su originalidad desde la que daremos el siguiente, y aunque mantengamos la intención, no ponemos condiciones del “cómo” llegar.

La acción liberada es la que nos permite hacer por el gusto de hacer, esto nos lleva a entrar en otro orden de cosas, otra forma de funcionar que la mente no puede preveer ni controlar.

A nivel práctico podemos comenzar a ejercitarnos realizando actividades por el gusto de realizarlas sin más objetivo que la actividad misma, entregándonos sin reservas, sin buscar otra cosa que expresarnos en aquello que hacemos, muy conscientemente, para empezar a tener la experiencia de VIVIR por el gozo de VIVIR.

De “Detrás de la apariencia”

NUNCA ESTÁS MOLESTO POR LA RAZÓN QUE CREES

11 de marzo del 2014 a las 17:42 • Posteado en Sin categoríaSin comentarios todavía

 

.Os invito a llevar a la práctica esta breve afirmación  “Nunca estoy molesto por la razón que creo” sacada del libro de ejercicios de “Un Curso de Milagros”. Consiste simplemente en tomar conciencia cada vez que estás molesto, enfadado, disgustado… y no creerte el motivo que parece ser el causante, no importa lo obvio que sea, no importa que haya ocurrido algo que justifique claramente tu malestar, tampoco importa que no se te ocurra ninguna otra razón, se trata de abrir la puerta a una posibilidad distinta, afirmando que la razón aparente por la que te has enfadado o molestado simplemente no es la verdadera causa.

Realmente sólo hay una única razón por la que puedes sentirte mal y es haberte perdido en la experiencia, haberte olvidado de quién eres, sentirte separado de la vida, separado de Dios.

Pero esto sólo son palabras, a donde puede llevarte esta sencilla práctica sólo puedes saberlo practicándolo.


Os dejo este video de Eckart Tolle en el que habla al respecto, pincha el enlace

ESTAR EN PAZ

.

VIAJERO AL PUNTO CERO

22 de enero del 2014 a las 14:33 • Posteado en Sin categoría1 Comentario

 

Voy y vengo viajero

Del ardor de la batalla

Al punto cero.

Miles de años de experiencias, miles de años batallando en esta forma, en esta dimensión densa. Miles de experiencias acumuladas en esa interminable lucha con un “sí mismo” contradictorio, dividido, que ansía ser algo algún día, soñando una perfección futura y sufriendo una carencia inexistente.

¡Tantas vidas vividas! Experimentando la víctima y el verdugo, el culpable y el inocente, el rico y el pobre, el vencedor y el vencido… para volver de nuevo a matizar otro aspecto, desde la eterna insatisfacción, desde el miedo esencial del que cree poder perder algo o tal vez no llegar a conseguir lo imprescindible.

Eterno buscador eternamente perdido, añorando entre batalla y batalla un instante de reposo, un atisbo de ese punto cero sin tiempo, sin forma, sin sueños ni pesadillas…

Viajero del universo, caminante de las estrellas, encarnando la dualidad, la batalla del bien y del mal, de la luz y la oscuridad en este cuerpo entrenado en la lucha por la supervivencia, ¡Como si la muerte existiera!

Tal vez sea el momento de dejar de ir y venir, cesar la búsqueda y rendirnos para caer en ese punto cero.

¡Rendirnos! Qué miedo le da esa palabra al luchador, y sin embargo, sólo el que se rinde atraviesa cierto límite para caer de lleno en el punto cero, sin historia, sin futuro, ese punto de partida y de retorno, plenitud rebosante de donde surge la creación. Aquí, Ahora

Os dejo el enlace de esta canción con cuyo estribillo empiezo este comentario. Pincha aqui.  VIAJERO

SOBRE EL AMOR

16 de diciembre del 2013 a las 11:08 • Posteado en Sin categoría2 Comentarios



.

-Maestro, ¿Qué es el Amor?

- La ausencia total del miedo, respondió el Maestro.

- y ¿A qué tenemos miedo?, preguntó el alumno.

- Al Amor

Podríamos decir que lo que caracteriza al Amor es la incondicionalidad, y aunque parezca obvio, conviene señalar que la incondicionalidad es la ausencia total de condiciones.

Y ¿Cómo puede amar un “yo” que sólo existe en función de una comparación? ¿Cómo puede no poner condiciones un “yo” que necesita unas condiciones para su existencia?

¿Cómo puede Amar un “yo” que tiene que defenderse, que protegerse? ¿Cómo no poner límites si su propia integridad está en peligro?

La incondicionalidad (el Amor) es imposible para quien vive referenciado en el exterior, porque por definición necesita poner unas condiciones a ese exterior para que siga sosteniéndolo.

La ausencia de condiciones es la sentencia de muerte de ese “yo” y todo su mundo condicionado basado en lo que debe ser y lo que no debe ser, en proteger lo bueno y condenar lo malo. El Amor incondicional no distingue entre bueno y malo, todo lo permite y no tiene pretensiones, y decir todo, es decir TODO, nada queda excluido.

¿Qué queda de este mundo ante este Amor inmune a los ataques y a los elogios?

Un mundo que nace y se nutre del contraste y de la oposición, se desintegra en una conciencia incondicional, ese es el gran poder del Amor. Ante este poder no es raro sentir un estremecimiento que si lo llamamos por su nombre no es otra cosa que miedo, ¡Hay tantas cosas que no caben en nuestra bien intencionada cabeza llena de juicios! ¡Tantas cosas que no caben en nuestra vida!

Es el momento de empezar a hacer sitio, de reconocernos en esa espaciosidad consciente donde todo cabe, de atrevernos a Amar, es la única transformación real, todo lo demás sólo son distintas versiones de lo mismo.

¡FELIZ NAVIDAD! ¡FELIZ NACIMIENTO!

CAMBIO DE REFERENTES INTERNOS

27 de noviembre del 2013 a las 11:22 • Posteado en Sin categoríaSin comentarios todavía

.

 

Cuando se cambia de nivel de conciencia, cambian los referentes internos, y esos referentes están en relación con la noción de identidad, el “yo” alrededor del cual se construye y desde el que se vive. Esto tiene consecuencias directas en la vida cotidiana.

             El yo mental, el ego, se caracteriza porque es exterior-dependiente, siempre busca la aprobación y el reconocimiento, y sólo existe en comparación con algo que está fuera, se alimenta del deseo, da igual cual sea el contenido de este, lo que le mantiene vivo es el hecho de desear, hasta el punto de no concebir la vida sin deseos, aquello que se dice “si no deseas nada estás muerto”, es cierto, en ausencia de deseos, el ego muere, sólo el ego.

            Cuando vivimos desde este “yo”, nos sentimos víctimas de las circunstancias, hablaremos de los que tienen suerte y los que tienen mala suerte, y estaremos siempre persiguiendo unas condiciones ideales que nunca llegan. Siempre encontraremos a quién culpar o a quién responsabilizar de lo que nos pasa, y nos sentiremos obligados a vivir como manden las circunstancias. Nos convertimos en un reflejo del exterior, si el exterior es favorable, me sentiré bien, si es desfavorable me sentiré mal, y es implanteable e inaceptable que yo pueda sentirme bien si las condiciones son adversas.

            El ego además tiene una necesidad constante de protegerse, el miedo siempre está presente, como su existencia surge de una comparación, será una necesidad constante ser más que lo otro, y da igual el contenido, solo importa la cantidad, “yo más”, el más listo, el más hábil, o el más enfermo, o el más malo…. De lo que sea, “yo más”,  ya que si no el ego mengua, se empequeñece.  No se trata por tanto de cambiar los contenidos y pasar a querer ser el más espiritual o el más iluminado, seguiría siendo el ego el referente; hay que descubrir la estructura íntima del yo-mental, hacerla consciente para poder trascenderla y salir de las reglas de su juego.

El ego se sitúa frente al mundo y necesitará defender sus posiciones constantemente, por lo que vive con una gran tensión. Todo tiene que estar bajo control. Es la propia estructura del ego la que engendra el sufrimiento, y toda la tensión de la vida. Cada mañana nos levantamos con nuestro ego de protagonista y vamos al campo de batalla, donde tenemos que demostrar continuamente lo que valemos, defendiéndonos de todas las amenazas externas que ponen en peligro nuestra imagen o atacan a nuestra dignidad, tenemos que dar la talla en nuestras actuaciones, tenemos que responder a las expectativas de unos y de otros , tenemos que controlar todo aquello que pueda llevarnos a dar una imagen errónea de nosotros mismos, tenemos que asegurarnos el cariño de unos, la admiración de otros, la aprobación de casi todos, porque en cualquier momento todo puede irse al traste… Y así un día y otro día, unas veces las cosas van mejor, otras peor… El sufrimiento está servido.

            El yo “superior” en cambio, vive con independencia del exterior, no son las circunstancias las que determinan cómo tiene que vivir, sino que tiene la capacidad de elegir, es consciente de que la respuesta depende de él, se responsabiliza de sus experiencias y por tanto puede liberar al exterior de la obligación de hacerle feliz. 

No necesita ser reconocido, se apoya en sí mismo, no entra en competición ya que su noción de SER no surge del contraste o de la oposición, tiene conciencia de que no puede ser menguado ni dañado, lo que le da una gran libertad.

Vive en el presente, por tanto no necesita desear para sentirse ser, cuando se vive intensamente, no queda sitio para el deseo.

Se descubre uno con el mundo en lugar de uno frente al mundo, y esto le lleva a una comprensión natural, no forzada, que surge espontáneamente fruto de una visión más amplia.

            No necesita controlar nada, se siente cómodo en la incertidumbre,  confía en el Propósito Universal, sabe que todo es como debe ser. Es creativo en sus respuestas porque no está condicionado ni por el peso del  pasado ni por las expectativas del futuro, simplemente vive ahora, expresa ahora, ES ahora.

ESTAR EN EL MUNDO SIN SER DEL MUNDO

4 de noviembre del 2013 a las 12:02 • Posteado en Sin categoríaSin comentarios todavía

.

 

Cada vez parece más evidente y está más refrendado por la investigación científica que lo que llamamos realidad, no existe sin un observador que la sostenga. Por todos lados nos dicen que la vida que vivimos es la vida que estamos creando, pero sin embargo una y otra vez parece que las evidencias nos aplastan, vemos las noticias, oímos a los políticos, un amigo nos cuenta su historia, dramática y triste, al vecino le desahucian…

¿Dónde queda el poder creador,  la intención del observador…? ¿Quién va a querer vivir esa vida? Parece que tuviéramos que cerrar los ojos a la desgracia humana que nos rodea.

La cuestión es que por ahí van los tiros, pero no se trata de cerrar los ojos, sino de abrirlos bien y mirar de otra manera. Estar en el mundo sin ser del mundo, es decir, estoy aquí, veo lo que ocurre, pero no caigo en la trampa de la oposición o la resistencia, tampoco en el victimismo o el conformismo, al fin y al cabo no son más que las dos caras de la misma moneda, sino que por el contrario asumo la responsabilidad del observador que está sosteniendo esa realidad y opto por dejar de sostenerla y movilizar mi potencial creativo.

No es un pensamiento, es toda una alquimia interna, es un modo de estar, sentir pensar, es un cambio de percepción que me hace ver las circunstancias como oportunidades, no hay espacio para la queja ni para el juicio, estoy aquí pero uso otras herramientas, estoy en el mundo pero no soy del mundo, por eso no puedo esperar que el mundo me comprenda, sin embargo, yo sí comprendo al mundo, puedo ver que todo tiene un sentido, cumple un papel dentro de un paradigma aceptado por muchos, y esto es lo que me permite elegir otro paradigma, sin necesidad de enfrentarme a nada, de exigir que los otros cambien… conecto con mi potencial creativo, descondiciono mi mirada, es decir, no me quedo con la explicación fácil de lo que veo aunque esté consensuada por la mayoría, hay otras informaciones disponibles, solo tenemos que querer verlas.

El viejo mundo lucha para sostenerse machacándonos con la misma información de mil formas distintas, pero cada vez hay más gente con otra visión, hay más gente que ya son de “otro mundo”, y esa es la transformación, silenciosa pero imparable, porque cuando somos capaces de sostener esta nueva actitud interna entonces el exterior empieza a adecuarse.

NOCHES CASI SECRETAS

10 de octubre del 2013 a las 16:14 • Posteado en Sin categoríaSin comentarios todavía

Os dejo el link de una entrevista que me hicieron en la televisión MIjas 340 en el programa “Noches casi secretas”

noches casi secretas