PRIMAVERA

Olor a tomillo y lavanda, a rúcula y genistas, a jara y romero…. Primavera que perfuma el alma.

La mente dispersa se afana en su eterno trajín, los nombres, las palabras, los juicios, el mañana….

El corazón se estremece. La belleza se regala.  De algún sitio surge un ¡Gracias!

Alguien se da cuenta de todo, un “Quien” anónimo que Ve, que Es…. tomillo y lavanda, rúcula y genista, romero y jara.  Nombres y palabras, belleza y gracias… primavera y alma, corazón y mente, visión, silencio,  creación… ¡CONCIENCIA! …¡GRACIAS!

 

 

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *