NADA SE REPITE

.

La física más vanguardista introduce el concepto de “torsión”. Al parecer todo está girando y este giro no tiene lugar en un plano, sino que es más bien una espiral, o un remolino, como el agua que se escapa por el desagüe.

Giran los electrones, giran los átomos, giran los planetas, giran las galaxias… Vemos el mismo giro en los huracanes que en los quásares, y si miramos la molécula de ADN descubrimos esa sugerente torsión en espiral.

Este giro no es un círculo que se repite incansablemente atrapado en un espacio concreto sino que se está produciendo continuamente en un espacio-tiempo distinto. Por ejemplo la Tierra no está dando vueltas alrededor del sol en una determinada parcela del espacio reservada para ella  que siempre es la misma, sino que además de estar girando sobre sí misma y estar girando alrededor del sol, está desplazándose junto a todo el sistema solar, que a su vez está girando alrededor del centro de la galaxia, que a su vez se  está desplazando… de forma que nunca vuelve a pasar por el mismo sitio. Así cada otoño, cada invierno, cada primavera, cada verano, la Tierra se encuentra en un lugar totalmente distinto a la estación anterior.  Donde estamos en este preciso instante no volveremos a estar nunca jamás.

El giro está presente en todo y a todos los niveles, pero aunque todo es cíclico nunca se repite nada. Y en medio de tanto movimiento siempre hay un punto de inmovilidad, el ojo del huracán, quietud inalterable.

Hay también ciclos a nivel individual y social. En la historia de la humanidad parece que el cuento vuelve una y otra vez, pero realmente nunca nada es igual, es sólo una percepción mental que “aplana” los hechos, les quita relieve porque tiende a igualarlos con ideas previas, pero, insisto, nunca nada se repite, salvo en nuestra mente que busca repetición porque necesita controlar y sólo lo conocido es controlable.

Si nos diéramos cuenta de esto, tal vez viviríamos los acontecimientos de forma distinta ya que no intentaríamos utilizar las mismas soluciones. Cada instante es único, real y verdaderamente único. El Universo está en continua creación y pretender detenerlo es el mayor acto de violencia, la mayor fuente generadora de sufrimiento. Más bien deberíamos aprender a situarnos en ese punto central inmóvil alredor del cual se despliega la vida.

Las experiencias han de servirnos para alimentar nuestra capacidad creadora, para ampliar nuestra visión, para aumentar nuestra sensibilidad y no para perder nuestra capacidad de asombro y acabar diciendo “yo ya lo he visto todo”.

Salir del engranaje mental  de la rigidez de las ideas que fijan y encadenan la vida es una gran liberación.

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a NADA SE REPITE

  1. Elvira dijo:

    Cuánta razón te asiste, Mati; no hay más que ensayar un giro de cintura por la mañana -cuando el engranaje anda rígido por la noche- para comprobar lo necesario que es el giro mental. http://www.yogaelx.com/asanas-torsiones.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *