CUANDO NO PASA NADA

A veces sentimos la necesidad de “hacer recuento”, de mirar atrás y ver el recorrido. A veces nos gusta contar la vida vivida, recordar hechos, revivir experiencias añadiendo, sin querer o queriendo, lo que el momento exija.  En cualquier caso, cuando pensamos en nuestra vida solemos recordar unos cuantos acontecimientos más o menos destacados por el mucho dolor o la mucha alegría.

Si por la noche paramos un momento para hacer una especie de revisión del día, igualmente recordamos los hechos más sobresalientes de la jornada, no suelen ser muchos en un día que no haya sido especialmente movido….

A corto o a largo plazo, cuando pensamos en nuestra vida nos quedan unos cuantos hechos aislados que destacan sobre una sensación de fondo a la que no le prestamos atención directa, pero realmente… ¡Hemos estado vivos todo el tiempo!

¿Has observado alguna vez qué ocurre cuando no está pasando nada? ¿Cuál es la dinámica de tus pensamientos en esos largos espacios entre dos sucesos dignos de ser recordados? ¿En qué se entretiene o qué te cuenta la vocecilla incansable de tu cabeza? ¿En qué fantasea tu mente cuando se aburre?

El pensamiento es creador, “En el principio era el verbo” dice la tradición y no acabamos de tomar conciencia del alcance de esa afirmación. La vida de todos los días es la vida de cada instante, decía Blay, y la calidad de este instante depende de mi disposición interna y esa disposición interna se expresa en pensamientos, fantasías, imágenes que se pasean por tu interior mientras andas, cocinas, te duchas, comes o descansas…

Te invito a que escuches cuál es tu relato interno en los momentos cotidianos aparentemente insulsos ¿Te descubres dispuesto a la protesta, a la queja…. O al asombro, al agradecimiento…? ¿Con qué deseos fantasea tu mente?   ¿A qué miedos alimenta?…. porque esa dinámica interna constante y poco llamativa es la que dirige tu vida.

Te animo a cultivar esos momentos no destacados tomando conciencia de ellos y decidir qué corriente de pensamientos alimentar. ¿Por qué no generar agradecimiento, o ponerte en paz con el momento, o hacer sitio al silencio,  o vibrar en el Amor aunque nada lo reclame?….  sólo AHORA… sólo este instante…. ESTE INSTANTE EN QUE NO ESTÁ PASANDO NADA.

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *