LA ENTREGA

La respiración es la expresión más directa y más elemental de la vida. Una respiración  comienza en la inspiración, (coger aire, llenarse, expandirse, ampliarse….) y continua en una exhalación (soltar el aire, vaciarse, reducirse…) La respiración no termina hasta que el aire que se ha cogido no se suelta,  sólo entonces puede comenzar otra respiración.

La vida misma es como una respiración, nacemos inspirando y morimos exhalando, la vida es un crecer, conseguir, desarrollarse, adquirir… para luego empezar a soltar,  hasta  entregarlo absolutamente todo en el proceso de morir.

Podemos decir que nada está completo hasta que no se entrega, toda experiencia queda completada en la entrega. Las grandes cosas y las pequeñas, la totalidad de la vida y la vida de cada instante. Hay un tiempo para aprender y otro para compartir lo aprendido, un tiempo para recibir y otro para dar, un tiempo para coger y otro para soltar. Si miras a tu alrededor, todo se completa dándose.

Sin embargo nosotros hemos aprendido a resistirnos, porque hemos creado una identidad con los logros y eso es toda una experiencia, aparece el sufrimiento por resistirnos a soltar esta identidad separada.

Siento que ahora estamos completando la experiencia de la creación de esta individualidad separada. Hemos explorado, expresado, construido unos sólidos egos y ahora viene el momento de trascenderlo, soltarlo, entregarlo… por eso surge lo transpersonal, más allá de mi personalidad, de mi historia, de mi nombre, de mi cuerpo… también soy yo, y por eso surgen también unas resistencias atroces.

Para muchos éste es tiempo de soltar, puede ser fascinante soltar consciente y deliberadamente. Esto es, morir antes de morir para saber que la muerte no existe.

Ir cerrando experiencias, ir completando en la entrega lo que quedó bloqueado por la resistencia, por el miedo a desaparecer y abrirnos a un modo nuevo de estar en el mundo, donde en  lugar de resistencia hay aceptación y en  lugar de miedo,  confianza.

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA ENTREGA

  1. David Torres dijo:

    Gracias Mati por tu reflexión. Te conocí a traves de una amiga tuya.
    Yo creo que esa identificación de lo que somos con nuestro ego es el problema principal de nuestra infelicidad . En mi aprendizaje creo que he logrado supervisar a mi pensamiento de una manera humilde ,reconociendo que mi pensamiento no es mas que mi formación, mi cultura, mis necesidades… transcendiendo un poco mas allá y llegando a la conclusión de que no somos solo lo que pensamos aunque necesitemos del pensamiento. No es facil explicarlo , pero si es para mi facil sentirlo. Feliz día.

  2. MANUEL MARTIN dijo:

    Gracias una vez más Matilde, por la sabiduría y la experiencia que esconden tus palabras…
    Qué fácil y que difícil a la vez es el proceso de la entrega…
    Desde pequeñitos nos enseñaron a tener que «obtener» para ser seres completos (fruto de la conciencia de aquel momento), pero el proceso de dar, de «soltar», quedó un poco olvidado.
    Hoy, afortunadamente, una corriente va surgiendo en ese sentido, vamos recordando aquella experiencia que un día fuimos y que Matilde «sabiamente» nos recuerda, como vehículo que utiliza la VIDA para situarnos de nuevo en el camino…

    Muchas gracias y un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *